Andanzas en dos ruedas By Chloe

Cuando me preguntan qué medio de transporte es el mejor, diría: “eso depende de qué se vaya a hacer”. Si vas a ir a la oficina, al trabajo, a la casa, probablemente diría que el carro, aunque con estos trancones que hay en la cuidad ya no es para nada recomendable, hablando también del tema ambiental. Para transportarse al otro lado de la ciudad, o del valle, en el caso de los paisas, es mejor tomar el metro, obviamente. Es económico, llegas rápido hasta tu destino, puedes leer, escuchar música, o incluso dibujar en él. Problema: la hora pico y el montón de gente, y que a pesar de que se divisa completamente el paisaje, se pierde eso de estar junto a las cosas, no puedes ver los edificios desde la calle y estar a unos metros de la entrada principal. De la única manera en que pasa esto es en moto.

Soy una de esas, como dicen las mamás, “gasolineras”. Amo el sonido del viento golpeando el casco por la velocidad, pasar entre los demás automóviles (no mulas), sentirme mágica cuando paso por puentes y pasar el río varias veces en el día. Amo salir en moto e ir a cualquier lado. Amo cómo se ve la arquitectura, de cómo te sientes pequeña en la ciudad. Todo se siente diferente.

Además, ¿quién no disfruta de salir con la persona que ama? Eso de estar abrazadita a tu novio mientras ves las luces de las calles pasar una por una, no tiene precio. Es de los sentimientos más lindos que hay. Es como vivir en la escena de Tres metros sobre el cielo en la que H y Babi tienen su primer viaje en moto. Solo que con cascos en mi caso.

7f9d318b25f23705ea86ed572bd64087

Es extraño, mis padres casi no aprueban que montara en moto y por lo general la sociedad asocia una moto con “los pillos”, pero a mí me parece muy bonito montar en moto. Sobre todo cuando estás de parrillero, ahí es cuando se puede apreciar la ciudad, de día o de noche, uno se puede dar el lujo de mirar el paisaje, detallar los edificios, tratar de ubicar barrios, pensar en la ruta que podrá tomar el conductor… Mucho es lo que pasa por la mente del parrillero. En mi caso, me la paso haciendo lo anterior, pero cuando está de día, me pierdo en las nubes y empiezo a hilar historias que nunca logro trasladar al papel. A veces sí, pero casi siempre se archivan en el disco duro al cual no tengo acceso en mi cerebro. Y tampoco aplica eso de “sacar el cuaderno para anotar las ideas”, ni siquiera el celular aplica, vas en una moto.

En resumidas cuentas, para mí montar en ese vehículo de dos ruedas es una experiencia única, aunque lo haya hecho miles de veces. Es divertido, emocionante, escalofriante a veces, una descarga de adrenalina controlada. Montar en moto para mí es una aventura.

1 Comments

  1. Es verdad Valen,el medio de transporte más rápido en esta ciudad es la moto, aunque muchos no guardan las debidas precauciones,pero en ella se siente ser parte del paisaje.

Leave Your Reply