Un bombón de película By Annie

Los hombres son como libros, puro cuento y nada más. Aunque déjenme decirles que este, más que un libro,  era un guión completo de película  y como buen actor que es el, las mentiras se le hacían facilitas.

Esta vez se tomaron muy en serio mis políticas de vivir la vida como un  Teenage ChicFlick y me mandaron al menos indicado.

aa13176dd8745d6577968242627bcf6c

El era un bombón de esos de película:  Alto, cuerpazo, barbita, deportista y se vestía decente (No digo que cool, porque para ser cool necesitaba mucho más).

Digamos que era un prospecto perfecto para presentarle a mis papás – ellos son el tipo de papás que se fijan en cada detalle de los manes que alguna vez llevo a la casa, desde los zapatos, hasta la manera de mirar a los ojos – y dado que mi ex los dejo con un standard muy alto, no me puedo dar el lujo de llevar a un cualquiera, porque sé que a la media hora me van a decir : “No volvás con aquel a esta casa”.

Entonces me la paso un poco tensionada, cuando de la nada comienzo a medio hablar con alguien, porque la presión hasta me impide generar conversación, aunque ese ni siquiera es el punto.

Continuemos con mi historia, este tipo mostró un interés muy particular, era de esos manes que desde el inicio te demuestran que están super into you y que aparentan ser bien bien serios, incluso me incluyó un par de veces en sus planes futuros, algo que no suelen hacer los manes, porque ya saben, la mayoría le tienen miedo al compromiso y esas cosas – yo ni entiendo por qué? Si estamos en nuestros primeros 20’s como para pensar en otras cosas – En fin, este sujeto y yo hablábamos todos los días, a veces me llamaba inesperadamente para saber como estaba mi día y SABÍA BAILAR! Algo que me erizaba la piel…  Bailaba de todo y sabía como ponerme a dar vueltas como un trompo. Podría decirles que  esto era lo que más me gustaba de él, además de verlo en la cocina haciendo maravillas para los dos – era todo un bombonsito con delantal de chef – y fácilmente era capaz de visualizarlo para bastante tiempo y eso que llevábamos poco de conocernos -Ya saben, como cuando uno dice.. “Ese man y yo nos vamos a casar en unos cuantos años”-.

7a579b47a1fd37d6c67708a9bfd61372

Pero como saben, no todo es tan perfecto como nos lo pintan, algo tenía que andar mal, en medio de tanta fantasía. Este bombón de la historia era un guión, bien armadito y aprendido, de esos que repite una y otra vez las líneas para que no se le olviden y logre la actuación perfecta.

Y apenas vió que conmigo la cosa era más complicada, que tenía un carácter fuerte, que yo era exigente y me gustaba que nos vistiéramos bien para cuanta cosa hubiera y a el no le interesaba ni un poquito el tema de moda – algo totalmente aparte de mi ex, porque con el nos soyábamos las mejores pintas – , que me gustaban las aventuras y tenía ocho mil sueños enormes, el man se asustó y no pudo conmigo.

Me di cuenta, al instante y frente a mis ojos, que a este personaje  le gustaban las mujeres que  dan todo masticado, que no dicen muchas palabras y a veces se dejan manipular. Decidió cambiarme por una así, tranquila y sin mucha chispa, que se dejó llevar por sus cuentos y palabras dulcecitas, las mismas con las que me embobó a mi. Y aunque indignada me sentí en el momento, cuando vi todo desarrollándose y viendo como el, sencillamente, se iba para otro lado con aquella, sin si quiera decirme que las cosas se acabarían, descubrí que me había liberado de la relación más tóxica en la que pude haber estado.

Y luego lo re que te comprobé con su último mensaje en donde decía ” Y te aseguro que yo si quiero estar con ella, no como pasó contigo “. Algo, honestamente, PATÉTICO. Ningún hombre tiene por qué echarte en cara que no quiso estar contigo, a nadie le importa.

a6cc8665edd858e0262f13f0e5cabf30

La cosa es que la manera como un hombre  trata a una mujer, habla más de el que cualquier par de palabras bonitas que pueda decir, y tal como lo hace con una, lo hace con las otras que se le atraviesen.

Ninguna merece estar con un bombón que sea actor de guión de película, que sabe que decir y como decirlo, en que momento y con que mirada, que lo repite una y otra vez hasta que le sale perfecto, hasta formar un personaje completo. Merecemos hombres reales  y directos que no tienen que estar disfrazando sus actos con líneas para una cámara que ni los está grabando.

bef8e62c44cbec547e19ca1e4359cd55

Leave Your Reply