Te Propongo, amor. By Nina

Eres mi amor y a ti retorno, pero no te creas, me perdiste un poco. Considero que dos personas que se complementan tan bien, no deberían separarse nunca, como nosotros.

Conocerte fue la mejor parte en toda la película que me imagino que es mi vida, pero haber roto contigo fue el límite de mi locura, te sentía tan adentro de mi alma que no lo soportaba, sentía que necesitaba aire y reorganizar mis ideas.

Pareciera que antes de ti lo demás no hubiera importado y que lo siguiente no sería tan emocionante, es por como tú me hacer ver las cosas, Eres el Gatsby que toda chica desea tener y eso me mató. Mató mi confianza, mi seguridad y mis ganas de estar contigo y por eso terminamos.

Creo por fin logro decirte la verdad, el orgullo me ganó y me fui sin ninguna razón coherente, pero estoy aquí para decirte que sí, la culpa fue mía y aunque suene como si no tuviera tacto, en ese momento no me importó y no te soportaba. Pero espera, no te vayas, sé que te duele, pero no he terminado; lo mejor viene luego.

Al dejarte sentí como si me hubiera quitado un peso enorme de encima, estaba toda esa euforia, toda esa emoción de sentirme liberada y no entendía que contigo era más libre, pues ahora estaba presa en mi propia vida desordenada.

Claro que logré vivir sin ti, pero sumergida en la pesadilla de mis días empecé a crecer y a entender que la vida sin ti era posiblemente la misma, pero en mi ser sentía un vacío imposible de llenar con otra u otras personas que no fueran tú.

Y entonces, te comencé a extrañar.

Cuando comencé a darme cuenta que la libertad no depende de la soledad sino de aprender a ser libres juntos.

Los días empezaron a tornarse aburridos, en esos días no quise ver el sol los lugares que frecuentaba me tenían asqueada y la gente también, me sentía en un trance en el que el tiempo pasaba pero yo seguía quieta, solo respiraba y miraba al horizonte deseando nunca haber cometido tal equivocación; pude comprobar que es tan corto el amor y tan largo el olvido.

La verdad es que si te quería dejar ir, pero la otra parte de mi me gritaba que corriera a buscarte. Dime, ¿qué crees que elegí? Sé que vas a pensar, “¡claro que decidiste dejarme ir, eso fue lo que causaste!” Y tienes toda la razón, no quise ir por ti como si me muriera de necesidad, además pensaba que como soy, de caprichosa, al tenerte de vuelta, acabaría por dejarte otra vez.

Pero la vida se me hacía más y más pesada y es que sabes que nunca me había enamorado.

Es por todo esto que te escribo, para decirte amor mío, que quiero retornar a ti, no para ser la misma de antes y tampoco pretendo que tú sigas siendo el mismo. Quiero volver para que aprendamos juntos, para que sigamos creciendo.

Flashback

En agosto nos conocimos y te juro amor, amor mío, que nada en la vida se compara con haber visto esos ojos tan negros que me hacen querer que nunca hayan sido azules y que cada vez que pestañeas las olas del mar en Malibú golpean las partes más oscuras de mi alma. Admito que al principio me asustaba, creía que enamorarse era dejar lo ideales a un lado, pero tú me hiciste transformarlos. Me haces mejor y ya no me da miedo, tú me haces bien.

A veces el Girl power se vuelve orgullo femenino ¿y cuándo ha sido bueno juntar ambas cosas? A veces es necesario sacar los sentimientos a flote y arrepentirse de lo que se dijo o se vivió, que de lo que no. Y aquí estoy yo de nuevo, Honey, como Lana del Rey queriéndome sentir en el cielo estando en la tierra contigo.

¿Qué dices?

 

Beso tierno,

-Nina.

 

Leave Your Reply