Amarme, amarte By Lennie

Amarse a uno mismo antes de amar a alguien más. ¿Suena bastante fácil no? Pero la verdad creo que aprender a amarse es de las tareas más difíciles que tenemos que aprender en esta vida. A algunos no les gusta su apariencia, a otros no les gusta su personalidad, su estilo u otro sin fin de cosas. Siempre es más fácil encontrar lo malo y aunque cada día nos aprendemos a querer un poquito más siempre vamos a encontrar algo que no nos gusta y eso está bien. Lo que no está bien es estar infeliz con uno mismo y no hacer absolutamente nada para cambiar. Pero ¿por qué me tengo que amar para amar? Pues porque tendemos a proyectar nuestras inseguridades y defectos en la otra persona y eso hace imposible amarla a ella también.

Personalmente para mí el camino a amarme no ha sido ni fácil ni corto, es más ahí sigo pero eso no quiere decir que hoy en día no sea feliz. Cuando era muy chiquita quererme a mí misma no fue una tarea fácil. Lo primero que para mí estaba mal era mi apariencia; tuve gafas y brackets como hasta los 16 y a la gente le gustaba recordarme todo aquello que estaba mal conmigo. Muchos de ustedes que me leen seguramente han pasado por algo similar y saben que cuando todo el mundo resalta lo malo es casi imposible ver lo bueno. Afortunadamente el cómo nos vemos se puede arreglar muy fácil; en mi caso bastó con unos lentes de contacto. Pero claro una vez resuelto el problema de la apariencia llegó el problema de la personalidad.

Durante la época del colegio sufrí muchos cambios a nivel de cómo actuaba. Eso no quiere decir que nunca fuera yo misma sino que descubría cosas nuevas que me gustaban y entonces las sacaba a la luz. Pero a mis “amigas” no les gustaban tanto, y no era que todas se pusieran de acuerdo y les desagradara lo mismo sino que a cada una le desagradaba algo que a la otra no le molestaba. Entonces en mi esfuerzo por complacer a una terminaba por herir a la otra. Así se pasó mucho tiempo y lo peor es que yo pensaba que era el peor ser humano de la tierra. Entonces claro otra razón más por la cual no era lo suficientemente buena para nadie. No se imaginan las relaciones que tanta negatividad me costaron. Por todo ese odio que me tenía alejé a mis amigos y poco a poco me fui quedando sola. Durante ese tiempo tuve varias relaciones, todas muy cortas porque yo misma las saboteaba, buscaba lo malo y lo utilizaba como una excusa para salir corriendo. Lo hacía porque pensaba que si esa persona pasaba demasiado tiempo conmigo no me iba a querer y como lo hicieron mis “amigas” tiempo atrás me iban a empezar a odiar.

Hasta hace poco aprendí que la felicidad y el amor propio no vienen de afuera sino de adentro. Empecé a vivir mi vida para mí y no para los demás. A lo largo de mi viaje he conocido gente que me ha enseñado que no soy la única persona con problemas y que así como yo descargaba mis problemas y complejos en ellos, lo mismo hacen ellos conmigo. Ahora no cambio por nadie -salvo sea un defecto que a mí tampoco me hace feliz. – Cada día me amo un poquito más y soy capaz de amar un poquito más. Ya no tengo miedo a que las personas me conozcan. Cada día me enamoro de mí, de mis amigos, de mi familia y de la vida. No ha sido un viaje fácil pero eso no quiere decir que cada golpe no me haya enseñado absolutamente nada. Aprendí que amar es respetar, tanto a mí como a quienes me rodean. Aprendí que siempre podemos cambiar aquello que no nos gusta de nosotros. Aprendí la importancia de escuchar y filtrar ya que no siempre que un ser querido nos pide que cambiemos algo no es por mal, la mayoría de las veces lo dicen porque nos quieren. Pero sobre todas las cosas aprendí que nunca voy a terminar de aprender y que por más duro que sea el viaje hay algo positivo que sacar de cada situación.

Esto más que un simple “blog post” es un agradecimiento a cada una de las personas que están o estuvieron en mi vida; tanto a las buenas como a las malas, todas me enseñaron mil cosas para hacerme la persona que soy hoy. Y a ustedes que me leen quiero que sepan que cada día las cosas mejoran y que por más problemas, complejos o situaciones negativas que tengamos las cosas mejoran. Pero lo que quiero que se lleven es que siempre es posible amarnos y amar.

Leave Your Reply