Amor propio Un conflicto

Amor…

Amor propio.

No existe un tema que me perturbe la mente tanto como este.

Hablar de el es fácil, pero que tan fácil es realmente comenzar a sentirlo, que tan fácil es aprender a interiorizarlo, que tan fácil es realmente tener un poco de amor propio hoy, 21 de enero de 2019. Cuando estamos en un mundo absorbido por el internet, consumido por las redes sociales y por una cantidad de imágenes e imaginarios que nos venden día tras día. Una sociedad en donde el concepto del amor se vuelve vago e inútil para muchos. En donde con tan solo un swipe o un click aparece una nueva cara con un mundo por conocer y miles de curiosidades.

Mi mente de 23 años no alcanza a entender como es posible aceptarse, cuando estás viendo en Instagram miles de mujeres con cuerpos y caras perfectas y tu no eres una de ellas. Cuando vez abdómenes marcados, piernas delgadas, senos perfectamente redondos y nalgas bronceadas y sin media estría.  Cuando te venden la idea de que serás deseada únicamente si cumples con todos estos parámetros, pero además debes ser íntegra, porque debes ser inteligente, tetramillonaria, viajar por el mundo y sonreír con dientes perfectos.

 

-Y realmente admiro a las mujeres de acero que han logrado dejar a un lado el conflicto mental de compararse con alguien más. Esto sí que es un trabajo de amor propio y concientización duro. –

 

Pero aquí es donde está la cuestión, la razón del conflicto de todas –creo yo- y es que pensamos demasiado en EL OTRO y lo relacionamos directamente con el amor propio, cuando éste debe ser un tema relacionado única y exclusivamente con nosotras mismas, por qué vas a depender de la aceptación de otro u otros para poder amarte?

A quién putas le importa si no eres tetona, ultra flaca, con cuadritos y tetramillonaria?

A quién putas le importa si haz logrado todo lo que te propones, tienes el pelo largo y divino, tienes una empresa, eres tetona, ultra flaca, millonaria, exitosa, hippie, artista, neurótica, desadaptada, irascible???

A TI! A ti te debería importar porque eres tú, y con todas las cualidades y defectos del mundo te deberías amar y estar perdidamente enamorada de lo que eres y quien eres! El resto de personas y lo que puedan pensar te debería importar un grandísimo culo.

Y sé que es duro aceptarse y amarse, este proceso es MUY duro, a veces doloroso, a veces nos saca lágrimas, a veces nos hace querer quedarnos en la ducha por horas con el agua hirviendo a ver si se nos olvida la tristeza. A veces incluso se nos olvida el mismo proceso y volvemos a recaer.

Nos hace entrar en conflicto con nosotras mismas, con los demás, incluso con las personas que más amas – Lo curioso es tener la capacidad de amar a alguien más, pero dudar del amor por ti misma…  Entonces es allí donde debes pensar, si tienes tanto amor para dar, debes darte, de ese amor, casi todo… debes darte de ese amor de la misma manera que se lo das a alguien más.- Nos hace perdernos. Nos apaga la luz.

Después de escribir tanto termino este post con una invitación que realmente no es mía, fue idea de una amiga, pero quiero compartirla con cualquiera que me lea… y es hacer unos votos matrimoniales con ustedes mismas –o mismos, yo siempre le escribo a chicas, posiblemente me estén leyendo manes y se vale también, el amor propio le cabe a todos-

Unos votos en donde se prometan un montón de cosas importantes para ustedes hasta que la muerte las separe de su cuerpo y se vuelvan alma, unos votos irrompibles, fuertes y reales y que cuando los escriban se les queden tatuados en la mente de por vida.

 

Bai, mucho amor pues.

 

 

Leave Your Reply