Cigarrillos teñidos de rojo By Lennie

Uñas perfectamente barnizadas, pestañas negras que provocan envidia, el pelo siempre arreglado, labios pintados de rojo y un cigarrillo en las manos. Esa es la mujer que representa todo lo que muchas soñamos ser, No me refiero a una fumadora habitual sino a una mujer que representa el lado más sensual y oscuro de la feminidad.

Desde muy chiquita me han gustado las películas clásicas sobre todo las románticas. Cada una me parecía más glamurosa que la otra y ¿qué tenían en común? Una mujer elegante e inteligente que siempre llevaba una cajetilla de cigarrillos y rara vez llevaba un encendedor. Para mí ese era el tipo de mujer que yo quería ser ya que con cada exhalación de humo esa chica al otro lado de la pantalla me enseñaba pequeños secretos que con el paso del tiempo iba a empezar a entender.

Blb5DnICYAAbwSb

La primera de las cosas que aprendí de icónicos personajes como Holly Golightly, Frances Stevens y Daisy Buchanan es que nuestra feminidad no nos hace débiles como pueden pensar muchas personas sino por el contrario nos hace mucho más fuertes. Estos personajes exageradamente delicados tienden a ser malinterpretados pero con su manera delicada de ser tenían a las personas engañadas. Esa gracia y delicadeza las ponía en una posición superior al resto, suena contradictorio pero entre más subestimes a una persona menos te fijas en lo que ella hace.

Lección número dos, ser más que una cara bonita. Si todas ellas son mujeres espectaculares y claro que me gustaría verme como Daisy en las fiestas de Gatsby. Pero además de su belleza eran mujeres muy interesantes. Puede que no de la manera convencional, puede que no fueran precisamente genios matemáticos ni prodigiosas escritoras pero ¿realmente creen que Paul Varjak se habría fijado en Holly si no tuviera esa particular forma de ser? La respuesta obviamente sería no. Porque Holly era una mujer que no pedía perdón, ella vivía su vida como quería vivirla y si alguien no encajaba simplemente lo dejaba ir. Y con eso entramos a la siguiente lección; vive como quieras vivir y no le pidas perdón a nadie. Esta mujer a la que describo vive sin peros ni por qués, no le explica nada a nadie porque ella puede vivir a su manera. Si quiere fumar un cigarrillo mientras entabla conversación con un extraño lo hace, si quiere leer en un restaurante fumar y tomar un café también.

6c77d4afa30f1bfd5ee6412a56d5fbcf

La nicotina es casi tan adictiva como ellas. Son un enigma y por lo tanto las quieren conocer. Son capaces de mirar a la sociedad a la cara y desafiarla con un simple gesto. Son elegantes, misteriosas, expertas en miradas esquivas y risas falsas. Viven a su manera, le sonríen al que quieren y lo mejor es que por más que tengan un encendedor en su cartera no tienen por qué sacarlo ya que más de uno va a estar ofreciendole el suyo por el simple placer de cursar con ella unas pocas palabras.
By Lennie

Leave Your Reply