Nave espacial a Madrid By King Saturno

Tiquetes comprados, un corazón lleno de felicidad y en empacar maletas era en lo único que pensaba mi cabeza, bueno, o eso creía. Porque realmente, mi mente estaban posados unos nervios inimaginables por llegar a ese lugar de ensueño llamado Madrid, un lugar que anhelaba, un espacio que deseaba y quizás esa parte del mundo en donde este personaje quisiera vivir y cumplir sus sueños.

Esta historia me remite al 8 de junio del 2016 en donde el drama, el amor y los sueños hicieron parte de ese día. Todo comienza cuando a las 8 de la mañana me despierto a terminar los últimos detalles y a llamar por enésima vez a la aseguradora, porque sin un certificado de ella no podría viajar, después de perder más de una hora hablando por teléfono me lograron enviar mi certificación y este hombre comienza a correr por que le faltaba cosas por guardar.

Después de este corre corre,  logré terminarme de organizar y la 1:00 pm comenzó la travesía hacia el aeropuerto que realmente se convirtió en un drama de no tener práctica, ya que donde quería hacerlas las cancelaron y sin duda alguna, quería como que el tiempo se parara, me sentía realmente fatal.

Luego al llegar al aeropuerto y dejar mis maletas nos dicen que nuestro vuelo se había adelantado y debíamos de pasar ya a la sala de espera, pero mi amor no había podía llegar a despedirse y me va dando de nuevo el drama  por que ajá, uno sin práctica y ahora, sin ver a su amor antes de irte para un viaje de un mes en el cual, cabían las posibilidades de conseguir la práctica y no verlo hasta unos 8 meses después, y literalmente mi vida se sumió océano de drama.

Lo llamé y le conté todo lo que pasaba y sin duda alguna a el le entró también el drama , pero llegó la hora de ir a la sala de abordaje y él no logró llegar. De un momento a otro me llama entre lágrimas y dice: “dime que no te han llamado a abordar el avión” cuando le respondí que no, me dijo: “voltea te puedo ver desde afuera” salí corriendo, le rogué a la niña que daba la entrada al a la sala de espera y le dije una mentirita piadosa: “señora déjeme ir 5 minutos a despedirme, el es mi novio, no lo veré hasta dentro de 8 meses por que el se va a ir para Brasil y yo vuelvo solo hasta dentro de 2 meses cuando él ya se ha ido” la señora con un poco de tristeza me dice: “mi jefe me matará pero dale despídete”.

Me encuentro por fin con mi amor y obviamente lloramos de la felicidad pero a la vez de la tristeza por que no nos veríamos por el próximo mes, luego de aquel drama me vuelve la vida al cuerpo. Me despido de él, entro de nuevo a la sala de espera y al llegar a donde dejé mi maleta me llamaron a abordar de inmediato el avión, con las lágrimas y las manos temblorosas entrego mi pasaje e ingreso a esa maravillosa nave que me llevaría a ese mágico  lugar.

Fueron 12 horas un poco locas pero cuando comencé a ver Madrid me dio un poco de nostalgia y le dije a mi hermano “no has sentido la sensación de que veras un mismo panorama en muchas ocasiones y que los siente propio. Como si fuera tu hogar” él simplemente me sonrío y a mi se me derramaban las lagrimas de la felicidad como el dramático que soy.

Desembarque en este maravilloso lugar y sin duda alguna sentía una alegría inmensa, una felicidad que quería que mi corazón estallara y un anhelo demasiado grande por conocer cada espacio de esa ciudad de ensueño, que me enamoró con solo mirarla de las alturas.

Leave Your Reply