SUEÑOS DE METRÓPOLIS By Chloe

-NYC DREAMS- 

IMG_1937

Mientras veo por la ventana las gotas caer y hacer sonidos, recuerdo la bella ciudad que me recibió

hace un par de años.

¿Por qué la recuerdo? La verdad, no sé, pero yo siempre lo hago. En cualquier momento del día puede llegar a mi cabeza esa ciudad de rascacielos majestuosos, donde las historias de amor que he soñado, se han tejido en miles de películas que he visto.

Queridos lectores, hoy les voy a contar un poco sobre mi experiencia en la Gran Manzana.

No crean que trato de hacer una crónica, solo daré un par de pistas para que se antojen –más, si es que ya

lo están-, de vivir sus sueños como yo lo hice.

Antes de conocer Nueva York, tenía ciertas expectativas, pero juro que después de haberla conocido, se cumplieron y se elevaron a la mil. ¿Alguna vez leyeron “Desayuno en Tiffany’s” de Truman Capote? Yo me sentía Holly Golightly caminando por la quinta avenida, mirando la ventana de la joyería, ansiando todo el lujo y la elegancia, y soñando con mi perfecta historia de amor.

Solo unos pocos días pude vivir esta ciudad. Quedó mucho por recorrer y conocer, pero me doy el lujo de decir que fui muy feliz al cumplir mi sueño en la ciudad de los sueños. Si, obvio fui a Tiffany and Co. y me sentí como Holly mientras comía su croissant con café mirando joyas como estrellas.

Claro que me comí un “Frozen Hot Chocolate” en Serendipity 3, pero mi galán estaba en Colombia y faltó para que la película fuera realidad. Lloré de la emoción en el Empire State Bulding, al ver la magnificencia en una panorámica, me sentí en la cima del mundo, de mi mundo ideal.

Almorcé un sándwich extraño de un carrito de comida árabe al frente del Flat Iron Building.

Pasé la tarde en el Central Park, viendo a todo tipo de personas acostadas y jugando en el césped. Personas de todos los países, de todas las razas, pero felices  en su pequeño mundo que iba hasta donde acababa el mantel de cuadros sobre el suelo.

No me cansé de caminar en todos esos días. Me perdí varias veces en el Subway, pero me llevo lo mejor de esa ciudad. Palabras me faltan para expresar todo el amor que siento por esta Metrópolis tan maravillosa.

Pero este post no puede ser tan extenso y de pronto se pueden aburrir con la historia de una Paisita en Nueva York.

Pero Paisita fancy, ¿ok?

En definitiva, esa es la ciudad que cumple los sueños de todos, pero aún más de las chicas, pienso yo.

Ahí se vive la moda, la emoción, la literatura, la arquitectura… Siempre te encontrarás con miles de tiendas en las que vas a querer entrar y llevarte todo, ya sea desde un Barnes & Noble, hasta la misma tienda de Prada.

Uno se siente en una película, o en un capítulo de Gossip Girl, el glamour y la belleza te rodean y te vas a sentir el protagonista de tu propia aventura en Nueva York.

Leave Your Reply